Comienza negociación salarial con docentes en Provincia y Baradel anticipa: “no sólo queremos empatar la inflación”

Con el clima caldeado por el paro nacional docente que activó ayer CTERA contra las reformas que impulsa Mauricio Macri, el Gobierno de María Eugenia Vidal disparará hoy formalmente el round salarial 2018 con los gremios de los maestros bonaerenses. El secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación bonaerense (Suteba),Roberto Baradel, aseguró este jueves, horas antes del inicio de la discusión paritaria, que los docentes no quieren “solamente empatarle a la inflación”, sino “mejorar el salario”.

Según publica Ámbito Financiero, será una pulseada de inicio anticipado, que en los hechos actuará como prueba piloto -tendrá el espíritu de los márgenes de aumentos austeros que alienta la Casa Rosada- para las negociaciones en el resto de los distritos, que por segundo año consecutivo no tendrán la pauta de la paritaria docente nacional.

En el Gobierno de Vidal tienen una meta ambiciosa: cerrar un acuerdo antes de fin de año para garantizar un inicio de clases sin paros.

El telón de fondo fue ayer la huelga nacional que disparó CTERA -alineada a la CTA, y en sintonía con su protesta junto a la CGT rebelde en el Congreso- contra las reformas laboral, previsional y tributaria que motoriza la Casa Rosada.

Ayer tanto el Presidente como su ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, apuntaron contra los sindicatos del sector.

“Los líderes gremiales docentes cada vez representan menos a los maestros”, enfatizó Macri desde Corrientes, con la mirada puesta además en los cuestionamientos sindicales al operativo de evaluación “Aprender”.

Por su parte, Finocchiario catalogó al paro de CTERA de “absurdo” e “inentendible”, y dijo que fue decidido “por cuatro burócratas en su torre de marfil”.

“Es contra uno de los proyectos de ley que el Gobierno de la Nación envió al lugar más democrático de la República, que es el Congreso, para que se discuta, consensuando con la oposición de la que ellos forman parte, en un lugar donde el Gobierno no tiene mayoría”, remarcó.

Fuentes oficiales precisaron a este diario que la adhesión a nivel nacional al paro fue del 25%. Y que en CABA fue menor al 30%; en Buenos Aires, del 23%; en Córdoba, del 15%, y en Mendoza, del 2%. En algunos distritos los gobernadores descontarán el día no trabajado.

Por su parte, Baradel anticipó en declaraciones formuladas a Télam que plantearán “la mejora de los salarios básicos, o sea incorporar sumas que están por afuera del salario básico al mismo”. En este sentido, señaló que, “si se blanquearan los ítems no remunerativos al salario básicos, los maestros cobrarían un 40 por ciento más”.

Por otro lado, Baradel planteó que “en diciembre nos tendríamos que volver a reunir con el Gobierno para evaluar cómo fue la inflación de todo el año y, si la inflación superó el 21,5 por ciento, hacer que se aplique una nueva cláusula gatillo”.

Además, entendió que, “durante los primeros días de febrero, tenemos que discutir con una perspectiva más cierta acerca del porcentaje del aumento para 2018” y consideró que “la proyección de inflación debe tenerse en cuenta”, con lo cual -postuló- “hay que sumarle el tarifazo en gas, luz y nafta que se viene ahora”.

“Queremos ver cómo impacta todo esto y con una proyección mas certera iremos a plantear un número que haga que no perdamos poder adquisitivo”, sostuvo el referente de Suteba, quien remarcó que los gremios “no” quieren “solamente empatarle a la inflación sino mejorar el salario docente”.

Por de pronto, en tierra bonaerense, la reunión de la Comisión Técnica Salarial será hoy a las 15 en la Subsecretaría de Trabajo, en La Plata, y no serán de la partida ni ministros ni los secretarios generales de SUTEBA, FEB, SADOP, UDA, AMETt y UDOCBA.

Los socios del Frente Gremial Docente mantendrán hoy un encuentro previo para consensuar posturas.

No llevarán a priori una planteo de suba salarial concreto -“es la primera reunión iremos a escuchar”, afirmaron-, aunque sí buscarán analizar la marcha de la aplicación de la cláusula gatillo 2017 (con la lupa en la actualización de diciembre) y pedirán cambios en la composición del salario básico docente.

“La cláusula gatillo es buena en la medida en que el aumento sea bueno”, remarcaron desde filas gremiales a Ámbito Financiero, respecto de una herramienta que sería reeditada en 2018. Y advirtieron que “hay que sentarse a discutir sin techos salariales”, frente a las versiones en torno a que la oferta oficial se ubicaría en una franja de entre el 8% y el 12%, en sintonía con los parámetros que baraja la Casa Rosada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.