Cómo convenció el Gobierno a los piqueteros para levantar el acampe sin planes sociales

Luego de una fuerte tensión en la Ciudad por el acampe de 17 horas en la avenida 9 de Julio, el gobierno de Mauricio Macri logró el levantamiento del corte del Polo Obrero al negarse a conceder 5000 planes sociales de más de 8000 pesos mensuales cada uno, que la organización social reclamó al margen de los acuerdos previos por la ley de emergencia social.

“No hubo negociación, ellos acamparon sin negociar previamente con el Ministerio, pese a que le ofrecimos. Y durante el acampe se les ofreció negociar y no quisieron. Se les dijo que no iba a haber ni un plan mas de lo que se acordó, que se está cumpliendo mes a mes”, dijo a La Nación un funcionario cercano a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley .

El Gobierno consideraba el reclamo del Polo Obrero como un “pedido desorbitado”, porque tanto el Polo Obrero como las agrupaciones Barrios de Pie, CTEP y la Corriente Clasista y Combativa habían negociado la emergencia social, que se está cumpliendo.

“Se les dijo que no iba a haber ni un plan más que lo acordado y se fueron”, dijo el funcionario. En el Gobierno consideran que, tal como anunciaron los dirigentes del Polo Obrero, la agrupación podría volver al corte el 20 de diciembre próximo, en coincidencia con un nuevo aniversario de la caída del gobierno de Fernando de la Rua, en 2001. Desde aquel estallido social, todos los fines de año suelen traer reclamos de las organizaciones sociales por más subsidios, aparejadas con piquetes y medidas de acción directa.

Sin embargo, la Casa Rosada estima también que de acá al 20 de diciembre habrá más reuniones y conversaciones para evitar las tensiones sociales de fin de año. “Si se le concedían más planes que los acordados, mañana tenemos cinco piquetes de las otra organizaciones reclamando por más planes”, dijo una fuente oficial del gobierno de Macri.

Por otra parte, la Casa Rosada ya comprometió a todas las organizaciones el pago de un bono de fin de año por 2200 pesos. “Eso ya está y se va a cumplir. El cumplimiento de la emergencia social viene bien”, dijo un funcionario de Desarrollo Social.

En caso de que las organizaciones sociales vuelvan el 20 de diciembre a cortar las calles de la Ciudad, desde el gobierno nacional y desde la Ciudad deslizaron que la Policía de la Ciudad procederá al desalojo por la fuerza pública. “Siempre está latente el desalojo”, dicen en la Casa Rosada.

En ese mismo sentido, el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D´Alessandro, también había prometido usar la fuerza pública para desalojar el piquete del Polo Obrero poco antes de que los manifestantes decidieran terminarla. “No se va a permitir el corte por tiempo indeterminado en la 9 de Julio, estamos dispuestos a usar la fuerza pública”, dijo D´Alessandro en declaraciones a la radio La Red.

El funcionario dijo que “intentamos equilibrar los derechos, que se puedan manifestar y que no corten las calles”. La protesta del Polo Obrero había comenzado ayer al mediodía y convirtió en un caos el tránsito porteño. Esa situación se extendió a lo largo de 17 horas. D´Alessandro denunció que el Polo Obrero cometió una “acción política de la peor” porque introdujeron a “niños y mujeres” para generar una “extorsión” e impedir el uso de la fuerza pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.